En campañas dirigidas a la infancia, hacer volar la imaginación es primordial para que el resultado llegue tanto al público infantil como al adulto.